lunes, 19 de mayo de 2008

"Chocolata", de Marisa Núñez


Un día, mi compañera Mercedes llegó al CPR con el cuento de Chocolata. Una amiga suya se lo había regalado para su hija y como les había gustado tanto, quisó compartirlo con nosotras. Me enamoré de esta hipopótama al primer golpe de vista y se me ocurrió regalárselo a Teresa para su clase.
Tuvo tanto éxito entre su alumnado, que ella se lo prestó a Mar para que se lo leyera a su grupo.

Chocolata toma o seu baño diario na lagoa. Un día escoita que na cidade hai unha casa de baños, e sae de viaxe coa intención de probala...

Cuando terminó de leerlo se hizo el silencio en el aula. ¿Qué pasa aquí?, parecían preguntarse los diecisiete pares de ojos que no quitaban la vista del cuento que la profe tenía en sus manos.
Pasaba que no se habían enterado de casi nada. ¿Y eso?, os preguntaréis. Pues, que no está escrito en castellano.


¿En qué idioma estará escrito?, se preguntaron. ¿Francés? ¿Bable? ¿Brasileño? Hacía poco que había llegado al aula una nueva compañera de esa nacionalidad y todo el mundo sabía que en Brasil se habla el brasileño.
Después de aventurar unas cuantas hipótesis, la profe les dijo que era gallego, que es el idioma que se habla en Galicia. Como el gallego se parece un poquito al asturiano, Mar lo tradujo y se lo volvió a leer. ¡Aquello era otra cosa! Ahora sí que se entusiasmaron con las aventuras de Chocolata. Ahora sí que les gustaba el cuento. Tanto, que Marta le dijo a la profe que lo dejara en la Biblioteca de Aula para poder llevarlo a casa.

Menudo disgusto se llevaron, cuando Mar les dijo que el cuento no era suyo y que tenían que devolvérselo a las Cebras. ¿Qué hacemos? Muy fácil, dijo la profe, ¿qué os parece si escribimos e ilustramos nuestro propio cuento y así lo leemos las veces que queramos y podemos llevarlo a casa cuando nos apetezca?
Dicho y hecho. Distribuyeron las páginas, dibujaron y pintaron las ilustraciones a su manera y escribieron el texto correspondiente. También pusieron el número de cada página para poder montarlo en orden. Con la ayuda de la profe completaron el texto y editaron el cuento.

Aquí sólo hemos puesto unas pocas páginas, pero, ya sabéis, si queréis saber que le pasó a Chocolata cuando fue a la ciudad a conocer la Casa de Baños, pedidles el cuento, seguro que os lo dejan.

1 comentario:

Alma dijo...

El cuento, lo conozco, es muy lindo. Tan sencillo, sin afectación,humilde, valiente y los dibujos que han hecho las niñas y los niños, maravillosos. Me gustaría ver el cuento entero...

¡Qué colegio! Recién conozco vuestro blog y me parece impresionante.
Quiero volver a ser pequeña.
Un abrazo
Alma